La insoportable bloguedad del Ser

“El hombre, es el único animal para quien su propia existencia constituye un problema que tiene que resolver y del cual no puede escapar”. Erich Fromm

  • ¿Qué día es hoy?

    junio 2017
    L M X J V S D
    « Jun    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930  
  • Entradas por mes:

  • Blog Carnalito:

  • Lo más visto:

Posts Tagged ‘México’

La peor de las decepciones

Posted by zeptymuz352 en mayo 21, 2011

A Luis Alberto le gusta pensar que la vida es una inestable especie de “positivismo abstracto” porque bueno, ¿qué otra cosa podría ser? (se pregunta así mismo y después se contesta sin entenderse por haber inventado semejante término) y a decir verdad, no está tan alejado de la realidad en cuanto a ese concepto mismo de “su frase”.

Él piensa firmemente que las personas que ama son incapaces de llevar a cabo algo contrario a la naturaleza de ese “positivismo abstracto”, pero no se da cuenta tampoco que “cada cabeza es un mundo” y que la vida más que ser inestable, es una especie de interminables decepciones que llevan y conllevan dentro de si mismas, a más y más decepciones por seguir creyendo que “así deberían de ser las cosas”… no es así, la realidad es otra.

Hace poco vivió en carne propia una decepción: invirtió mucho tiempo en una persona, invirtió confianza, respeto, amor, comprensión, y demás sentimientos zalameros que para el caso, salen sobrando en este escrito, ¡y no por carecer de importancia!, simplemente tal vez, porque carecen de la misma. Solo digamos que se equivocó, solo eso.

-¡Vale madres! ¿Cómo pude confiar en esa persona?- (Se admira y así mismo se interroga desvaneciéndose en pensamientos inservibles). Propios de quien no termina de entender que lo que se piensa para otros, solo aplica para si mismo: ¿Quién engañó a quién? ¿Quié decepcionó a quié?

Luis Alberto no es tonto, cuando descubre la falacia cometida por esa persona a la cual pensaba o creía querer, amar  y estimar; se pregunta dejando atrás cualquier sentimiento inútil por concebir (como el enojo y la tristeza) y se pregunta: “¿Qué hice para merecer ésto? ¿Tuve culpa para que esto sucediera?” “¡NO!” (esa es su respuesta final a tales cuestionamientos).

Después analiza los sucesos, los deduce, los desmenuza (durante tres horas de himzopne, como a eso de las 3 de la madrugada y toma una decisión valiente): Se dice así mismo: “¡No más!, ¡no más! ¡Basta!”

Al siguiente día, se da el valor suficiente para decirle (con palabras habladas y vía telefónica) a esa persona que amaba, lo siguiente:

“Me preocupas, lo sabes. No contestabas ayer en la noche a mis mensajes y por ese motivo, fuí a tu casa para tocar el timbre y saber que te encontrabas bien, pero ¡Oh “sorprais”! Me doy cuenta del porqué  no contestabas a mis mensajes y a mis llamadas…” (Por respeto a Luis Alberto, me reservo los detalles y prosigo con el relato):

Luis Alberto termina diciendo lo siguiente: “Me siento decepcionado y no por tí, me siento decepcionado por mí!!, por haber creido que eras distinta, única y diferente. Esa es la peor de la decepciones. Te voy a decir lo siguiente y me duele, pero a la vez me siento seguro lo que voy a decir… ¡y creeme que no me voy a arrepentir!: Ya no quiero ser tu amigo, ya no quiero que seas mi amiga, ya no quiero tu amistad, ya no quiero que me hables, ni que me vuelvas a hablar… es todo, gracias y adios…”

Moraleja: ¡No existe!

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , , , | Leave a Comment »

Necesito calma…

Posted by zeptymuz352 en marzo 31, 2011

El mundo enloquece a cada instante, tal parece que todos tenemos prisa por llegar a ninguna parte, por aspirar a esas ansias carnívoras de la nada. El 99.99% de la población mundial, desea todo sin producir el menor de los esfuerzos para conseguirlo.

Tú, yo, nosotros, , ustedes, ellos; solo eso: pronombres personales conjugando deseos, necesidades. Las palabras son y las hemos convertido en “todo lo que existe” y como tal, ahí se encuentran, a la espera de que cualquiera llegue y haga uso de ellas: promesas, promesas, promesas; no más…

Bien dicta el viejo y sabio adagio: “Del dicho al hecho, hay mucho trecho“… Decimos, pero no actuamos; prometemos, pero no cumplimos; esperamos, pero jamás estiramos la convicción por atrapar lo que tenemos enfrente y a la espera de ser conquistado.

Miedos, temores, ansias, esquelas, misivas por seguir pretextando lo simple, lo básico: ese complemento que nos hace falta para abarrotar el hueco con el que nacimos. Somos eso: botellas vacías a la espera de complementarse hasta el tope. Enchidas de plenitud, íntegras y culminantes.

¿Hasta cuándo? -me pregunto- y a la vez pienso que este es el momento preciso para contestarme: no necesito de Dios, ni de un ángel de la guarda (demasiado trabajo delegado por un irresponsable de sus actos a un conjunto de entes ficticios que a todas luces, no se interesan por nosotros). No necesito poner mi entendimiento en las riquezas, tal vez sea lo contrario: necesito poner riquezas en mi entendimiento, necesito entender. No necesito de una persona, ni de dos, ni de tres: necesito de la conjugación perfecta entre mi existencia y la de todas aquellas que amo y no terminan de aceptar lo que soy.

Yo lo acepto en este preciso momento: necesito de mí, necesito de tí, necesito de todos para conjugar ese verbo que escape por si mismo a todo modelo arquetípico, que se fugue a cualquier especie de retórica simple, llana, adulterada y falaz.

Necesito calma para no estallar desde mis adentros. Solo eso: Necesito calma, ¿quién me sigue?

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , , | 1 Comment »

Seguridad y Unión

Posted by zeptymuz352 en marzo 24, 2011

Sirva este escrito a un par de hermosas personas que hoy en día, bendicen y le dan sentido a mi vida por el simple hecho de convivir conmigo: Mayra y Valeria, o visceversa… (el orden de los factores, no alteran mi consideración por ellas)

>>>>>

Seamos honestos, cuando escuchamos el par de palabras que llevan por título este post, irremediablemente pensamos en las relaciones humanas; todas y cada una de ellas.

Existen muchas y variadas: la relación entre amigos, una relación fraternal y familiar (entre padres e hijos), la relación entre lo que deseamos y lo que tenemos (material y/o espiritual), ó en una relación de pareja. (Sí, líneas arriba dije “seamos honestos”, y por tal motivo, ahondemos un poco en éstas últimas…)

Las  relaciones entre pareja y en cierta etapa “adulta” de la vida, son las que mayor énfasis cobran sentido en nuestras existencias. Esperamos encontrar a la “persona idónea” para compartir nuestra vida, esperamos que esta persona llegue  a nosotros y entregue lo mejor de sí para sentirnos seguros, esperamos que una relación funcione en base a recibir lo que se necesita para engendrar con seguridad, una unión que nos proporcione bienestar. Esperamos, siempre esperamos…

>>>>>

Personalmente procuro no anteponer el uso de la palabra “mí” o “mí@”, cuando se trata de definir este tipo de realciones: “mira, te presento a mi novi@”, “él, ella, es mi novi@”, etc. La palabra “mí@” conlleva a un cierto grado de neurotismo por controlar o no aceptar que el caos gobierna este universo, y que siempre termina por hacernos creer (equivocadamente),  que somos “dueños” de algo o de alguien.

El gran problema del amor, y como bien lo diría un escritor de cuyo nombre no puedo acordarme, es que todos esperamos recibirlo, pero no hacemos nada por ofrecerlo.

>>>>>

Según mi experiencia, otro punto importante para encontrar un “equilibrio” entre la segurida y la unión entre parejas, (entre lo que esperamos, deseamos, ofrecemos o pretendemos ofrecer); es la aceptación: cuando aprendemos a aceptar lo que sentimos, lo que pensamos y creemos firmemente,  eliminamos todo tipo de prejuicios que obstruyen el buen funcionamiento de esa sabia capacidad  que nos otorga la naturaleza para relacionarnos. Entonces todo se facilita y la vida termina por aligerarse.

Lo peor que puede sucedernos en esta vida, es no arriegarnos a aceptar lo que sentimos, a no decir lo que pensamos y después, a no darle rienda suelta a ese sentimiento y pensamiento que podría llevarnos a algo bueno y equilibrado.

¿Seguridad? ¿De qué tipo? ¿Quieres seguridad simple y llana? ¡Cásate con alguien adinerado! ¿Unión? La unión se construye entre dos personas que miran hacia un mismo objetivo: plenitud, confianza, libertad y bajo las mismas reglas recíprocas de entendimiento mutuo. Nadie es el objeto de nadie y nadie sirve para el fin de otro.

>>>>>

¿Segurida? ¿Unión? Dos palabras simples que conllevan dentro de si mucho… ¿Lo habían pensado de esa manera?

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , | Leave a Comment »

La aceptación de la ignominia

Posted by zeptymuz352 en diciembre 18, 2010

“Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala, es el silencio de la gente buena”.

Mahatma Gandhi

“30 mil muertos” se dice fácil, no se ocupa para el enunciado más que un número y dos palabras para dictarlo. Olvidemos por un momento si esas vidas extintas de personas buenas o malas eran o no merecidas, eran o no necesarias.  A la muerte, supongo, no le interesan este tipo de estadísticas y dicernimientos asequibles y fáciles de digerir. Ante la muerte, creo que no existen medias tintas, se acepta por sí misma y por irremediablemente ineludible. Solo es cuestión de entender “el cómo, el cuándo, el dónde y por qué”.

¡Pero no!, no es la muerte la encargada y responsable de salvaguardar nuestra existencia; ella solo espera, con su paciencia inescrutable a que nosotros, los seres humanos, la caguemos y le adenlantemos (y porqué no, también), le carguemos un poco más (por así decirlo), de su ya de por sí atribulado trabajo…

Entonces (me pregunto y les pregunto): ¿quienes son responsables de salvaguardar nuestras vidas dentro de una sociedad, una cultura o uno de esos moldes creados por nosotros mismos y que llamamos “gobiernos”? ¿Quién ó quiénes? ¿En quiénes depositamos nuestras ilusiones (por no decir esperanzas) para que comanden dichos gobiernos? ¿Los políticos? ¡Bah! esos, de antemano sabemos que no sirven más que para enriquecerse a nuestras costillas. ¿Entonces quién puede ser el responsable de garantizarnos (¡no bienestar!), sino simplemente, un poco de seguridad para salir a la calle y sentirnos tranquilos?

Éstas, como las acaban de leer, son solo preguntas. Olvidémoslas, ¡a la chingada!, volvamos a los “30 mil muertos”… (y también a otro tipo de preguntas):

¿Quiénes eran? ¿Cómo se llamaban? ¿Qué hicieron para merecer morir? ¿Porqué? ¿Porqué? ¿Porqué…?

¿Tan indiferentes y pendejos nos hemos convertido para no poner un poco de atención en esto que nos afecta a todos? ¿Para no buscar un remedio que termine con tanto sufrimiento? ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo terminará este catálogo de agravios que no nos merecemos?

Ante antier, fueron 49 bebecitos en Sonora; no hay culpables… antier fueron estudiantes, civiles inocentes y 20 turistas masacrados por “equivocación” y “bajas colaterales”; no hay culpables… ayer (y vergonzosamente), una señora, una madre que solo pedía justicia por esclarecer el asesinato de su hija; no hay culpables, bueno, solo chivos expiatorios… y hoy, hoy no lo sé, no se lo deseo a nadie, pero podríamos ser tú, o yo… ¿Habrá culpables?

¿Y mañana? ¿Qué pasara mañana?

De nosotros y solo de nosotros depende que todo este catálogo de agravios no se repita; pero de esto último, no estoy seguro, solo son esperanzas, sueños guajiros…

Perdón, pero me declaro incompetente para entender que la razón y la alegría que nos hace únicos en este planeta, se nos ha escapado de las manos, me declaro imbécil por no entenderlo, por no comprender…

(Dedico este escrito a mi amiga Tere, por 1.- Haberme sugerido escribir al respecto y 2.- Por compartir conmigo la misma zozobra, la misma preocupación y la candidez de creer que podemos cambiar esta situación… ¿Cómo? No lo sé, ayúdenos por favor…)

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »

Un vendedor cualquiera vendiendo lectura apresurada

Posted by zeptymuz352 en diciembre 3, 2010

El fin de semana, deambulando en la FIL de Guadalajara y más que nada esperando a que mi querida amiga Zyanya se decidiera a comprar un disco de música en uno de esos estantes que ofrecen melomanía iconoclasta, comencé a curiosear en los alrededores a la búsqueda de algo interesante cuando me abordó un sujeto trajeado que me dijo (y tendiéndome su mano a manera de saludo):

-Hola, ¿ya le dieron su regalo?

A lo cuál pensé y contesté inmediátamente:

-¿Cómo? ¿Ya mataron a Calderón? ¿México ganó un mundial de futbol? ¿Ratzinger acaba de fallecer? ¿Cayó un meteorito en el Vaticano? ¿Elba Esther Gordillo se asfixió con su propia y crapulenta fealdad? (¡!)

El regordete mercachifle solo disimuló con una sonrisa y contestó atropelladamente (y sin responder a mis interrogantes):

-¿No le gustaría aprender a leer mil setecientas palabras por minuto?

-No, la verdad es que no lo había pensado y como no lo había pensado, pues he de suponer que no me interesa…

-¿De dónde nos visita?

-Vivo aquí, en Zapopan…

-¡Ah!, yo también, pero Zapopan, como dicen, es GRANDE…

-(¡Oh!, pensé hacia mis adentros empequeñecidos y contesté rápidamente): Vivo en Real Vallarta, ¿y mi regalo?

-Ah, pues mire, tenemos el caso de un médico cirujano de Aguascalientes que leía a razón de 660 palabras por minuto, pero después de comprar nuestro método de léctura rápida, aprendió a leer y comprender lo que leía, a razón de mil setecientas palabras por minuto, ¿se imagina usted cuánto conocimiento se ahorró? (Sic)…

(Neta que me contuve por no aplicarle el “¿sí?, pus guauuu!!”, y esperé que prosiguiera en su vendimia no sin antes contenerme aun más a contestarle sorprendido, ¡Y cómo lo logró!).

-¿Qué le parece? ¿A qué se dedica usted?

-Soy coleccionista de fracasos y gracias a mí, me gusta leer y no tengo prisa por hacerlo apresuradamente…

-¿Se puede saber la razón?

-¡Claro! (esperaba con ansias esa pregunta)… Mire, creo que el hábito a la lectura no existe porque es difícil, aburrido y a pocos les interesa. En lo personal, nunca había pensado siquiera en llevarlo a cabo de manera rápida como si se tratara de carreritas o como si me fueran a dar un premio de los Record’s Guinnes por realizarlo de esa manera. Pienso que primero deberíamos de inculcar el gusto por hacerlo y después vanagloriarnos por haberlo conseguido.

-Ok, gracias por su tiempo… (agradecimiento hipócrita antecedido por una cara de fuchi).

-De nada, suerte con su método… (respuesta con cara de sarcasmo antecedida y disimulada con un putamadral más, de sarcasmo).

Y tan tán, aquí termina esta breve historia…

Bueno bueno, no voy a terminar este escrito sin antes cuestionar el hecho de que ¿a quién chingao’s en su sano juicio y verdadera afición a la lectura, le interesa aprender a leer “mil setecientas palabras por minuto”? ¡Fuhta! Moraleja: no existe, o quién sabe, no lo sé, cada quién, ¿no les parece?

(Por cierto, a quien lea este escrito en menos tiempo de esas mil setecientas palabras por minuto, <<momento!! ¿si cuenta con esa cantidad palabras? ¡JAH!>> se le otorgará un pequeño espacio en este gran corazonsote que tengo y por haber demostrado que son bien chingones, oh, si…).

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , , , | 2 Comments »

Los retratistas urbanos mexicanos

Posted by zeptymuz352 en octubre 9, 2010

No necesariamente se necesita de una cámara fotográfica para retratar un acto, una situación o la idiosincracia de un pueblo para exhibirlo, mostrarlo o darlo a conocer. Afortunádamente, el acto en sí mismo de “retratar” cualquier cosa o situación que involucre un concepto como los anteriormente mencionados, no ocupa necesariamente del hecho de plasmar una imagen. También se puede plasmar ésta última o darle un énfasis mayor, por medio de las palabras escritas.

Las palabras escritas, sí, así como las utilizamos cotidianamente para describir una cosa o cualquier pendejada; de igual manera nos sirven para dañar, comunicarnos y por qué no, para hacer con ellas lo que se nos venga en gana!! Malo o bueno, feo o bonito, verdadero o falso… ¡Qué más da! (Bueno, siempre y cuando no las utilicemos para traicionar el concepto mismo de el uso para el cuál, las inventamos).

En México, y en mi opinión, existen un chingamadral de paisanos que utilizaron las palabras (escritas y habladas) para retratar nuestra cultura, nuestra pendejéz o idiosincracia; y así mismo, para dar a conocer su sentir y lo que pensaban al respecto de este hermoso país que de repente, perdió la cordura… ¿A quién me refiero?, Octavio Paz, ese gran ensayista y poeta mexicano que ganó un Nobel de Literatura y qué, en su su gran libro, llamado, El laberinto de la soledad, nos explicó con palabras simples el significado de los conceptos de (hirientes ¿o no?)  “la chingada o chingada”. A Jaime Sabines, ese gran poeta chiapaneco que supo plasmar con su poesía y excelente prosa, todo tipo de situaciones propias (y también universales) del pueblo mexicano…

¿Quién más? Existen un chingo, ¿quién me ayuda a recordarlos según su criterio?

La idea de este post, comienza por otro lado que involuntariamente, me llevó a escribir las lineas arriba interpretadas. La idea original, es la siguiente: Existen y existieron grandes músicos en México, pero (en mi criterio), existen dos a los cuales, he decidido rendirles un tributo: Chava Flores y Rodrigo González.

Quien haya visitado la Ciudad de México, o la conozca, comprenderá perféctamente la letra de las siguientes canciones en los siguientes videos. Uno al más puro estilo de la picardía e idiosincracia alegre que poseemos los mexicanos, y  la otra, de una generación nueva, setentera y más (por decirlo así), poética, desmadrosa y rockanrolera para describir la misma visión de los hechos, la misma visión de un mismo lugar, pero con diferente criterio . Espero que les guste:

Chava Flores:

Rodrigo González:

Chava Flores:

Rodrigo González:

Sí, y así como las medicinas del Dr. Simi, es lo mismo, pero mesmamente diferente, barato, y gratuito por conocerlo en este blog… 🙂

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , , , | Leave a Comment »

De verdad, ¿sí estamos tan de la chingada?

Posted by zeptymuz352 en octubre 7, 2010

Ante las recientes declaraciones del imbécil que tenemos como (dizque) presidente de nuestro país y acerca de que López Obrador sigue siendo “¡Un peligro para México!”, me dispuse a leer en distintos foros de opinión, discusión y dilapidación de opiniones lo que pensaban al respecto esos mexicanos comunes y corrientes; o sea, el vulgo, el pueblo, la chundada… -¡chingada madre!- y me dí cuenta de que aún existen una cantidad sorprendente de ciudadanos mediatizados, robotizados y apendejados por la televisión, que  comparten semejantes y pendejas ideas…

Digo, ¿a poco si estamos tan de la chingada? ¿tan pendejos por seguir creyendo en las mentiras y el discurso de siempre? Si mal no recuerdo y si la memoria histórica no me falla, éste tipo y el partido al que pertenece, polarizaron y dividieron a los mexicanos con una campaña atiborrada de odio y calumnias para desacreditar a su oponente y después justificar un fraude con  un simple “haiga sido como haiga sido“… ¡Por favor! Ahora sale este pendejo a decir que el Peje provocó un gran daño al país y sigue siendo un peligro para México, ¡que no mame!

Una vez dijo el gran filósofo griego Aristóteles: que la única verdad es la realidad… ¿Qué realidad vive México en estos momentos? ¿Quién es el responsable de dirigir a este gobierno que tiene al país sosteniéndose en mondadientes? ¿A ver?

Perdón, pero solo un pendejo puede creer semejantes barrabazadas!! ¡Sí!, así es… y me importa un reverendo y puto pepino quien piense lo contrario. Sí, me vale bien verga (como diría un amigo) lo que piensen de este post y de lo que pienso al respecto; porque más allá de mi opinión traducida como la de un ciudadano súmamente encabronado por tanta pendejéz, mentiras, corrupción e impunidad, me pregunto y les pregunto:

¿Qué opinión tienen sobre estas declaraciones los padres de 49 bebitos muertos en Sonora por la corrupta ineptitud de éste imbécil? ¿Y los padres de los alumnos del Tec asesinados por soldados? ¿Y la de los muchachos asesinados en una fiesta en la ciudad más peligrosa del mundo (Juárez, Chihuahua)? ¿La familia de los asesinados en retenes militares y justificados con declaraciones “oficiales” al vapor? ¿Y los miles de huérfanos, producto de un pretexto traducido como “guerra” para obtener el beneficio de miles de millones de dólares que genera anualmente el narcotráfico? ¿A ver? ¿Qué respuesta hay al respecto?

El verdadero peligro para México, señoras y señores, es la ignorancia y la estulticia de todos nosotros. Sí, así es…

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , , , , , | Leave a Comment »