La insoportable bloguedad del Ser

“El hombre, es el único animal para quien su propia existencia constituye un problema que tiene que resolver y del cual no puede escapar”. Erich Fromm

  • ¿Qué día es hoy?

    noviembre 2017
    L M X J V S D
    « Jun    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • Entradas por mes:

  • Blog Carnalito:

  • Lo más visto:

Posts Tagged ‘FIL’

Un vendedor cualquiera vendiendo lectura apresurada

Posted by zeptymuz352 en diciembre 3, 2010

El fin de semana, deambulando en la FIL de Guadalajara y más que nada esperando a que mi querida amiga Zyanya se decidiera a comprar un disco de música en uno de esos estantes que ofrecen melomanía iconoclasta, comencé a curiosear en los alrededores a la búsqueda de algo interesante cuando me abordó un sujeto trajeado que me dijo (y tendiéndome su mano a manera de saludo):

-Hola, ¿ya le dieron su regalo?

A lo cuál pensé y contesté inmediátamente:

-¿Cómo? ¿Ya mataron a Calderón? ¿México ganó un mundial de futbol? ¿Ratzinger acaba de fallecer? ¿Cayó un meteorito en el Vaticano? ¿Elba Esther Gordillo se asfixió con su propia y crapulenta fealdad? (¡!)

El regordete mercachifle solo disimuló con una sonrisa y contestó atropelladamente (y sin responder a mis interrogantes):

-¿No le gustaría aprender a leer mil setecientas palabras por minuto?

-No, la verdad es que no lo había pensado y como no lo había pensado, pues he de suponer que no me interesa…

-¿De dónde nos visita?

-Vivo aquí, en Zapopan…

-¡Ah!, yo también, pero Zapopan, como dicen, es GRANDE…

-(¡Oh!, pensé hacia mis adentros empequeñecidos y contesté rápidamente): Vivo en Real Vallarta, ¿y mi regalo?

-Ah, pues mire, tenemos el caso de un médico cirujano de Aguascalientes que leía a razón de 660 palabras por minuto, pero después de comprar nuestro método de léctura rápida, aprendió a leer y comprender lo que leía, a razón de mil setecientas palabras por minuto, ¿se imagina usted cuánto conocimiento se ahorró? (Sic)…

(Neta que me contuve por no aplicarle el “¿sí?, pus guauuu!!”, y esperé que prosiguiera en su vendimia no sin antes contenerme aun más a contestarle sorprendido, ¡Y cómo lo logró!).

-¿Qué le parece? ¿A qué se dedica usted?

-Soy coleccionista de fracasos y gracias a mí, me gusta leer y no tengo prisa por hacerlo apresuradamente…

-¿Se puede saber la razón?

-¡Claro! (esperaba con ansias esa pregunta)… Mire, creo que el hábito a la lectura no existe porque es difícil, aburrido y a pocos les interesa. En lo personal, nunca había pensado siquiera en llevarlo a cabo de manera rápida como si se tratara de carreritas o como si me fueran a dar un premio de los Record’s Guinnes por realizarlo de esa manera. Pienso que primero deberíamos de inculcar el gusto por hacerlo y después vanagloriarnos por haberlo conseguido.

-Ok, gracias por su tiempo… (agradecimiento hipócrita antecedido por una cara de fuchi).

-De nada, suerte con su método… (respuesta con cara de sarcasmo antecedida y disimulada con un putamadral más, de sarcasmo).

Y tan tán, aquí termina esta breve historia…

Bueno bueno, no voy a terminar este escrito sin antes cuestionar el hecho de que ¿a quién chingao’s en su sano juicio y verdadera afición a la lectura, le interesa aprender a leer “mil setecientas palabras por minuto”? ¡Fuhta! Moraleja: no existe, o quién sabe, no lo sé, cada quién, ¿no les parece?

(Por cierto, a quien lea este escrito en menos tiempo de esas mil setecientas palabras por minuto, <<momento!! ¿si cuenta con esa cantidad palabras? ¡JAH!>> se le otorgará un pequeño espacio en este gran corazonsote que tengo y por haber demostrado que son bien chingones, oh, si…).

Anuncios

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , , , | 2 Comments »