La insoportable bloguedad del Ser

“El hombre, es el único animal para quien su propia existencia constituye un problema que tiene que resolver y del cual no puede escapar”. Erich Fromm

  • ¿Qué día es hoy?

    noviembre 2017
    L M X J V S D
    « Jun    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • Entradas por mes:

  • Blog Carnalito:

  • Lo más visto:

Posts Tagged ‘Canciones’

Desamor y amorío

Posted by zeptymuz352 en marzo 6, 2011

Desamor

Una de las situaciones más fáciles en este mundo, es la de “enamorarse”… ¿Qué se necesita para ello?

Un par de palabras simples y bonitas de alguien en quien creemos confiar; una dósis de mentira en esas palabras y ¡zaz!; un mucho o un poco de esas mismas palabras (y según dependiendo el caso de la persona en cuestión por auntoengañarse) para caer en la estulticia común  (por “creer”), o habitual (“por seguir creyendo”) en lo que consideramos  “real”…

“Real” es lo que tenemos, “real” es lo que necesitamos… “real” es lo que ocupamos… ¿Y luego? ¿Qué es “real”? ¡Chinga’os!

>>>>>>>>>>>>>>

Real, real, real… (Esa palabra la repetimos tanto, que termina por perder su significado).

Todo termina por convertirse en algo cotidiano, monótono y lo aceptamos como “verídico”, “real” (¿Otra vez? (¡!)?).
Bonito caldo de cultivo sazonado de media mamada de credulidad sumada con media mamada de mentira. Bueno, tomando en cuenta que todos, sin excepción alguna; caemos en la  misma trampa.

>>>>>>>>>>>>>>>

Amorío

Situación idílica en la cuál  todas las personas comúnes, corrientes, afines o contrarias, caemos en la misma suspicacia por creer que sentimos algo por algo o alguien; cuando ni siquiera sabemos lo que sentimos por nosotros mismos.

No hay más…

 

Anuncios

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , , , | Leave a Comment »

La aceptación de la ignominia

Posted by zeptymuz352 en diciembre 18, 2010

“Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala, es el silencio de la gente buena”.

Mahatma Gandhi

“30 mil muertos” se dice fácil, no se ocupa para el enunciado más que un número y dos palabras para dictarlo. Olvidemos por un momento si esas vidas extintas de personas buenas o malas eran o no merecidas, eran o no necesarias.  A la muerte, supongo, no le interesan este tipo de estadísticas y dicernimientos asequibles y fáciles de digerir. Ante la muerte, creo que no existen medias tintas, se acepta por sí misma y por irremediablemente ineludible. Solo es cuestión de entender “el cómo, el cuándo, el dónde y por qué”.

¡Pero no!, no es la muerte la encargada y responsable de salvaguardar nuestra existencia; ella solo espera, con su paciencia inescrutable a que nosotros, los seres humanos, la caguemos y le adenlantemos (y porqué no, también), le carguemos un poco más (por así decirlo), de su ya de por sí atribulado trabajo…

Entonces (me pregunto y les pregunto): ¿quienes son responsables de salvaguardar nuestras vidas dentro de una sociedad, una cultura o uno de esos moldes creados por nosotros mismos y que llamamos “gobiernos”? ¿Quién ó quiénes? ¿En quiénes depositamos nuestras ilusiones (por no decir esperanzas) para que comanden dichos gobiernos? ¿Los políticos? ¡Bah! esos, de antemano sabemos que no sirven más que para enriquecerse a nuestras costillas. ¿Entonces quién puede ser el responsable de garantizarnos (¡no bienestar!), sino simplemente, un poco de seguridad para salir a la calle y sentirnos tranquilos?

Éstas, como las acaban de leer, son solo preguntas. Olvidémoslas, ¡a la chingada!, volvamos a los “30 mil muertos”… (y también a otro tipo de preguntas):

¿Quiénes eran? ¿Cómo se llamaban? ¿Qué hicieron para merecer morir? ¿Porqué? ¿Porqué? ¿Porqué…?

¿Tan indiferentes y pendejos nos hemos convertido para no poner un poco de atención en esto que nos afecta a todos? ¿Para no buscar un remedio que termine con tanto sufrimiento? ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo terminará este catálogo de agravios que no nos merecemos?

Ante antier, fueron 49 bebecitos en Sonora; no hay culpables… antier fueron estudiantes, civiles inocentes y 20 turistas masacrados por “equivocación” y “bajas colaterales”; no hay culpables… ayer (y vergonzosamente), una señora, una madre que solo pedía justicia por esclarecer el asesinato de su hija; no hay culpables, bueno, solo chivos expiatorios… y hoy, hoy no lo sé, no se lo deseo a nadie, pero podríamos ser tú, o yo… ¿Habrá culpables?

¿Y mañana? ¿Qué pasara mañana?

De nosotros y solo de nosotros depende que todo este catálogo de agravios no se repita; pero de esto último, no estoy seguro, solo son esperanzas, sueños guajiros…

Perdón, pero me declaro incompetente para entender que la razón y la alegría que nos hace únicos en este planeta, se nos ha escapado de las manos, me declaro imbécil por no entenderlo, por no comprender…

(Dedico este escrito a mi amiga Tere, por 1.- Haberme sugerido escribir al respecto y 2.- Por compartir conmigo la misma zozobra, la misma preocupación y la candidez de creer que podemos cambiar esta situación… ¿Cómo? No lo sé, ayúdenos por favor…)

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »

Desconexión sideral

Posted by zeptymuz352 en noviembre 20, 2010

Atención!! Esta canción por sí misma, está plagada de una explicación metafórica y abstracta de las relaciones humanas simples, básicas y/o vulgares. O mejor dicho: respecto a lo que significa una relación “hombre-mujer” (o visceversa). ¿Quién es la bruja? ¿Quién es el astronauta? ¡Ojo!, eso no importa… Lo que importa, es la distancia que hemos creaedo entre un concepto y otro… ¡Maldita “desconexión sideral”!

Posted in Escritos, Ocio, Uncategorized | Etiquetado: , , , , , , , , | 6 Comments »

El Dios Mono Hánuman

Posted by zeptymuz352 en octubre 2, 2010

Me encantan la religiones politeístas. Últimamente he pensado que si le rindiéramos tributo a muchos dioses y no a uno solo, esa simple creencia nos hubiera convertido en seres más pluralistas y por ende, en personas más tolerables para aceptar situaciones en donde precísamente la ausencia del sentido común (¿religioso?), nos ha conducido a exaltar fervientemente todo tipo de prejuicios, al punto de llegar a la estulticia más mundana y rupestre…

¿Porqué habrá sido que los hindúes, indios, (o vaya usted a saber la precisión del gentilicio anacrónicamente mal definido por esa desventura geográfica de quien creyó llegar a “las indias” y terminó desgraciando estas bellas tierras del continente Americano por el simple hecho de haberlas descubierto equivocadamente) inventaron el Kama sutra? ¿Habrá tenido que ver algo esa creencia politeísta que los distingue de otras culturas?

Si mal no recuerdo y por lo que he leido acerca de nuestras raíces Aztecas, los Mexicas no se limitaban a darle rienda suelta al sexo!! ¡Sí!, a ese aspecto propio de todos los seres vivientes, e importantísimo (¡!) para la preservación de las especies… ¿Habrá sido porque eran politeistas? ¿Habrá sido porque eso precísamente les otorgó una mente más abierta para entender algo tan símplemente necesario y sin prejuicio alguno?

¡Malditos españoles (de ese entonces) y malditos sus pretextos colonizadores bajo el nombre de un solo Dios!

Neta que hubiera sido más chingón tener muchos dioses, y entre uno de ellos, a un mono, a un simio, a un primate, ¡a un simple chango con poderes de mayor jerarquía sobre todos los demás por ese simple hecho! Ser “un triste chango” como lo somos todos los seres humanos…

Hánuman o Jánumat en la cultura hindú es el dios mono venerado por los hindúes, quienes lo consideran un aspecto del dios Shivá. Es el fiel compañero de Rāma (uno de los diez avatares de Vishnú) y una de las deidades más importantes del panteón hindú, en el Ramaiana, donde le ayuda en su expedición en contra de las fuerzas del mal lideradas por el malvado Rāvana. Posee un poder y una fuerza casi ilimitada, hasta el punto de que al nacer saltó hasta el sol al confundirlo con una fruta.

Su nombre significa ‘el que tiene mandíbula [grande]’ (siendo hanu: ‘mandíbula’, mat: ‘posee’). (Esto último me lo piñatié de Wikipedia).

Para mayor entendimiento y comprensión de lo anteriormente escrito, escuchen la siguiente rola de Rodrigo y Gabriela. Dice más que todas las palabras que se puedan ocupar (y sin ocuparlas) para describir a ese ente “sagrado” que un día osó brincar alto, muy alto para conseguir algo que simplemente se encontraba fuera de su alcance y que confundió con un simple fruto… ¿Ésta cuestión religiosa y mitológica hindú, tendrá algo que ver con  una explicación del errático comportamiento de los seres humanos: Un “Dios” entre simples seres  “mortales”  y vivientes a los que a diario perjudica por el simple hecho de convivir con él y de querer obtener “algo” de ellos?  Solo Hánuman, el Dios Mono, debe saberlo…

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

El Viejo

Posted by zeptymuz352 en octubre 1, 2010

Cuando estudiaba en la prepa y me encontraba en algún receso con mis amigos, llegaba un viejo alcohólico, barbón, greñudo y desaliñado que nos pedía dinero para seguir en su “viaje”. En algunas ocasiones le dábamos, otras no; todo dependía de lo gracioso que nos pareciera y de sus argumentos para poder convencernos y acceder así, a dejarnos “talonear” por tan endeble y patético sujeto. Eso sucedía de vez en cuando, pero cuando no era así y el viejillo de porra cabrón no se aparecía y dejaba de darle cierto sentido a nuestras existencias, nosotros emprendíamos la búsqueda de dicho fulano que más bien nos parecía divertido, decrépito, ahogado en la locura (por no entenderlo) y podredumbre en la que suponíamos, vivía… Un día, y después de no verlo durante un tiempo considerable, apareció…

En ese momento estudiábamos (o mejor dicho, pretendíamos decifrar) un problema de la clase de Cálculo que nos había encargado resolver nuestro profesor de dicha materia. El problema en sí trataba de la aplicación de un mínimo común múltiple y decía más o menos así:

“Tres avisos luminosos encienden sus luces así: el primero cada 6 segundos, el segundo cada 9 segundos y el tercero cada 15 segundos. A las 7 de la noche se encienden simultáneamente los tres avisos. ¿Cuántas veces coinciden encendidos los avisos en los 9 minutos siguientes?”

Después de muchos intentos y para no decir que no podíamos resolver dicho problema y que solo nos hacíamos pendejos sacando deducciones pendejas al respecto, volteamos y ese viejo, (protagonista de esta historia) se encontraba a nuestro lado dispuesto a pedirnos dinero, pero esta vez, a cambio de la solución de nuestro problema. ¡Accedimos con el escarnio pintado en nuestros rostros!

Pensábamos que se trataba de una broma y que de nueva cuenta, sí, terminaríamos dándole dinero (después de la burla acostumbrada que siempre le recetábamos) para que se retirara…

Le dimos un cuaderno, lápiz y… ¡Wat a fuck! Problema resuelto:

¿Cómo me acuerdo de todo esto? Tengo una libreta de apuntes que (afortunadamente) conservo a razón de diario de aquellos ayeres… ¿Qué se hizo de ese viejo? No lo sé… Solo recuerdo que un día llegaron por él sus hijos y se lo llevaron… no sabía siquiera que contaba con descendencia (de eso, me enteré por otros estudiantes de mayor jerarquía semestral). Después, lo volví a ver rasurado, bien vestido y dispuesto a seguir pidiendo dinero a cambio de un “guachincol” por esas prendas nuevas que vestía en ese momento. ¿Quién era? No lo sé… ¿Porqué terminó así? Lo desconozco…

En memoria de mi memoria por el recuerdo de ese viejo, le dedico la siguiente canción de La Vela Puerca:

¿Cuántos terminaremos de igual manera? ¿Cuántos de nosotros no conocemos a un “viejo” en la misma situación? (¡!)

Posted in Escritos | Etiquetado: , , , | 1 Comment »